Noticias

De Lima a Paris; Hora de Aumentar la Ambición Reconociendo los Derechos de las Mujeres y buscando reducir las desigualdades

Posted by Reacción Climática on 20 Ee febrero Ee 2015 a las 0:50

Por: Carmen Capriles*


Del 1 al 14 de diciembre del 2014, En la ciudad de Lima, Perú, se llevó a cabo la 20va. Conferencia de las Partes (COP por su sigla en inglés) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), las expectativas para dicha reunión fueron muy altas en especial en la región latinoamericana, debido a la necesidad y la urgencia de tomar medidas que limiten los impactos negativos del cambio climático que ya se sienten en la región, en este sentido los esfuerzos no fueron suficientes debido a una total falta de ambición por parte de los Estados miembro que si bien llegaron a un acuerdo, no refleja la verdadera urgencia que amerita la situación mientras aun hay tiempo.

Durante más de dos semanas, mujeres de todo el mundo participaron directamente en las negociaciones, mediante conferencias de prensa, capacitaciones, organizando eventos, escribieron artículos, publicando informes y boletines informativos, uniéndose a las manifestaciones, marchas y colaborando con decenas de colegas de todo el mundo que participaron para hacer un llamado urgente a la acción en Lima. A pesar de estos esfuerzos, y de los de muchos aliados de la sociedad civil, la COP20 no pudo moverse sustancialmente hacia adelante para alcanzar el objetivo final de lograr un acuerdo que incluya un plan para evitar una catástrofe climática, a pesar de que en las últimas horas se logro un consensuar la Declaración de Lima, el resultado no refleja la urgencia y la necesidad de tomar acciones para evitar que la magnitud de los impactos siga aumentando.

Si bien, hace menos de una década la relación entre las mujeres y el cambio climático, al igual que la dimensión de género del cambio climático eran desconocidas o invisibilidades, a medida que se manifiestan los impactos del calentamiento global de forma más severa y tangible, la relación se vuelve cada vez más evidente, una serie de alteraciones en el clima que se manifiestan en forma de inundaciones, sequias, nevadas, heladas, holas de calor o vientos fuera de temporada o las condiciones típicas han demostrado que existe una marcada dimensión de género que cada vez es más difícil obviar.

Estos eventos han puesto en evidencia la vulnerabilidad de las mujeres y en especial en el área rural debido a que se encargan en gran parte de la producción agropecuaria a pequeña escala y poniendo en evidencia la falta de acceso a recursos, educación, sistemas de salud a diferencia del hombre que ejerce una dinámica distinta migratoria que le permite desvincularse de las actividades de la casa para poder trabajar en diferentes escenarios, en su comunidad, en la ciudad o en otro país, de acuerdo a lo que la situación demande, accediendo a más educación y mayores recursos.

En este contexto, la CMNUCC se convierte en un espacio muy importante donde es vital visualizar y comprender los vínculos entre la igualdad de género, los derechos de las mujeres, el medio ambiente, el cambio climático, los cuales deben demostrarse con datos desagregados y realzar la relación dentro de las discusiones más amplias sobre desarrollo sostenible a nivel mundial en el marco del los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda para el Desarrollo Post-2015, así como Beijing + 20, para lo cual es necesario esfuerzos integrados para lograr un enfoque basado en los derechos humanos que coadyuve a lograr la igualdad de género, el ejercicio de los derechos de las mujeres y su empoderamiento económico, la reducción de la pobreza mediante el logro del desarrollo sostenible dentro de los límites del planeta.

La COP20 en Lima fue un gran retroceso para los avances que se vienen realizando en materia de género dentro de las negociaciones climáticas, si bien género no se menciono antes del 2007 los avances son muy lentos y poco significativos en términos en los que realmente deberíamos abordar la problemática, la verdad es que el Cambio Climático magnifica las desigualdades y a medida que los impactos se sienten más, se vuelven más evidentes los problemas sociales inconclusos de varias agendas internacionales que deben su fracaso a las estructuras patriarcales como lo demostró Arabia Saudita con el apoyo de la Unión Europea al quitar varias partes que hacían énfasis en la necesidad de incluir genero dentro del texto negociado, sin embargo lo peor fue el silencio de los otros Estados miembro quienes fueron testigos sin ningún remordimiento al ver como una vez más las mujeres quedan en segundo plano, unos cuantos Estados como Filipinas y Bolivia se mantuvieron firmes sobre la necesidad de incluir a las mujeres dentro del texto.

El siguiente paso después de Lima fue una semana de negociaciones sobre el clima se llevo a cabo en Ginebra, Suiza entre el 8 al 13 febrero para preparar el escenario para lo que se convierte en año de mucho trabajo, para lo cual ya se lanzo un primer documento borrador con el fin de llegar a un acuerdo razonable en París, los negociadores tendrán que escalar una montaña de asuntos contenciosos que continúan eclipsando las conversaciones donde uno de los temas fundamentales una vez más es género, sin embargo esta vez otro grupo de países se levantaron para empujar genero dentro del texto como es el caso de Republica Dominicana, Ghana, Sudan, México, Chile entre otros.

Si queremos seguir avanzando es necesario que el nuevo acuerdo climático que será conciliado durante la COP21 en París, reconozca que las mujeres tienen un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático debido a ser desproporcionalmente afectadas por el mismo y reconocer que son ellas las que han demostrado tener la capacidad de encontrar soluciones de diferentes formas y que son ellas en su lucha local, transformando poco a poco sus medios de vida para ajustarse a un mundo que cada vez es más injusto con los sectores de la población que son los que prácticamente sustentan el sistema actual inequitativo que están llevando a su limite a nuestro planeta.

 

*Carmen Capriles; Experta en Cambio Climático y Género; Proyecto EWA – Empowering Women benefits All , WECF (Women of Europe for a Common Future) y WEDO (Women Environmental and Development Organization) miembro de Reacción Climática

Categorías: Artículos, Mujeres/Women, UNFCCC/CMNUCC

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios